Fumata blanca

La mancha de humo difuminada sobre el tejadillo a dos aguas de la Capilla Sixtina conmovió el universo católico. El reloj marcaba las 19,05h. Después de cinco votaciones, el clamoroso repique de campanas anunciando la clausura del cónclave dio paso al ritual que culminaría con el urbi et orbi. El italiano Battista Re, con aire…

Anuncios

El abuelo Epifanio

Hoy es su día. Cumple noventa pero los médicos dicen que está hecho un toro. Pienso que es sólo para darle ánimos porque yo lo veo un poco chatarra. Por lo menos ha dejado de fumar, que no es poco. Sigue tan bromista. Y cuando ríe parece que está comiendo sandía. Porque a mi abuelo…

Las gafas de Alessandro

Jandrito es un niño obediente aunque no tiene el orden por baluarte. Con seis años recién cumplidos, es tímido pero curioso como un gato himalayo. Y un poco despistado. Muy despistado en realidad. No es ni feo ni guapo. Exhibe cara redonda y sudorosa como una cebolla, nariz chata y pelo negro surcado por un…

¡Olé, olé, si me eligen!

-¡Viva Leo!, gritaban al unísono en el recinto pidiendo la presencia del alemán. La situación se tornaba delicada, camino de deteriorarse aún más, y era preciso tomar decisiones drásticas. -¡Somos el hazmerreir!, gritó un varón con la camisa abierta y la palma de la mano cubriéndose la cara. Un grupo de mujeres, con los pómulos…

Peine de plata fina

  Un intenso aroma a pan de sésamo bañado en miel inunda la peluquería del señor Abdul. Con habitualidad castrense, cada tres o cuatro afeitados hace una pausa y saca de un mueble bajo con esquinas carcomidas una pequeña bolsa de papel. Con delicadeza introduce en ella la yema de los dedos y vierte una…

Requiescat in pace, Fray Gonzalo

Mentón angosto y ovalado. Párpados clausurados con el candado de los siglos y boca entreabierta a mitad de un Adveniat Regnum Tumm. Frente levemente más ancha que la línea del maxilar sinuoso. Pómulos ennegrecidos y prominentes dominando el contorno de un áspero rostro barnizado en mirra. Mejillas decoloradas y macilentas muestran el horizonte de la…

Paso a la borriquilla

Tras un trimestre de estresante actividad, Magda decidió pasar la Semana Santa lejos de Madrid. La ansiedad llegó a provocarle insomnio y delirios vespertinos. Necesitaba aparcar el correo electrónico y la agenda atestada de notas y reuniones. También olvidar a su meticulosa secretaria y el maldito cash flow de la compañía a la que brindaba, a…

¿Dónde están los días?

Mientras las abejas hurtaban el néctar a la flor del almendro, los pensamientos comenzaban a dibujar pétalos sedosos. Las napias de los pubescentes estallaban sin decoro al contacto con las gramíneas y, en la pared del aula, los colgadores permanecían ya desnudos de abrigos y bufandas. Tras el desapacible marzo, un haz de luminosidad irrumpía…

El “Fernando” de Kamen

El acuerdo no fraguó a pesar de largas horas de negociación al abrigo del robusto Alcázar segoviano. Discurrieron desde el principio tan embarazosas las monsergas, sostenidas en mil y un argumentos, que las lenguas acabaron resecas como la arena del desierto. -El Señor ha puesto esto en el corazón del monarca, justificó la reina apoyando sin fisuras…

Brandy Shakespeariano

¿Imagináis el desenlace de la batalla sin el licuado botín? ¿Presumiría el bravucón Drake de tan espigada gloria en ausencia del ardoroso manjar? ¡Al infierno el intachable saqueo de Cádiz en favor de los tres mil odres que por ventura inundaron las tabernas de Inglaterra! ¿En qué añosa dulzura ahogaría hoy el enamorado sus desvelos?…

Olla podrida en San Lorenzo

-Merd!-, exclamó con acento bretón al escuchar pasos en las galerías y el inquietante giro del cerrojo que sellaba la maloliente caverna. Acurrucado sobre un fardo del alpaca, temió ser llamado al cadalso. -¿Quién anda ahí?-, vino a insistir entornando sus ojos vigilantes mientras ponía en guardia unos antebrazos atezados en mil y una refriegas.…

Justicia en el marcador

Desde la adolescencia, Emilio exhibía desgarbada fachada y extrema delgadez. En su cabeza alongada se acuñaba un rostro enjuto, adornado con nariz aguileña. Imponían respeto sus pómulos prominentes y estrecha mandíbula cubierta por una barba de tres días que al tacto era lija. Siempre fue desconfiado, frío en el trato y tendente a la soledad.…