Indulto navideño

Tom decidió asomarse a la pantalla dos días antes de la Nochebuena. Con sigilo para no incomodar demasiado. Esperaba encontrar desconsuelo en aquella mirada madura y algo brumosa. De esas que cercenan la nitidez. La lluvia constante sumaba humedad a la tragedia que se cernía sobre el cuerpo frágil. Formaría parte de la desdicha el…

Botellazo en Belgrado

Pronto se cumplirá un año de tu visita a la capital de Serbia, que fuera también de la antigua Yugoslavia. Una de esas misiones en las que ocio y negocio se besan sin miramientos. Enseguida te apoltronaste en una terraza de la Plaza de la República. Lucía un sol espléndido en Belgrado junto a la…

Vuelo sin motor

Brotó en el desierto de mi circunspecto semblante. Se deslizó sin temor ni bochorno con la incandescencia que sólo provocan las yemas de los dedos. El rencor pudo convertirla en hielo mas prefirió vestirse de fábula. Tras resbalar por la mejilla, como vuelo sin motor saltó al vacío. Preñada de conmoción. Tan frágil que le…

Kashmiri por la ciudad

Desde hace años disfrutamos en casa el período estival. Sin demasiadas alharacas pero tampoco echando nada de menos. Salir de nuestro hábitat es, en realidad, un incordio. A decir verdad, pocos pueden disfrutar de un espacio natural que es una bendición. Ubicado en los alrededores del Great Orme galés, los vikingos llamaban gran monstruo a este corazón de tierra…

Bebedor de lágrimas

Una sábana de estrellas cubre el corazón de Zambia. En el poblado todos duermen sobre hojas de zamioculca. Todos menos el viejo Chimwamsozi, recostado con sus asenderadas rodillas contra su pecho. Como un erizo, anticipa horas embarazosas. Es el varón de mayor edad. En realidad, el único de su generación. El resto fue devorado por…

Cabezas pendientes de un hilo

Viste a diario traje de chaqueta cruzada en consonancia con la dualidad de su temperamento. Clásico en exceso si nos atenemos al desparpajo que cincelan sus noventa y dos otoños. Varón de estampa galdosiana, tez curtida, bigote de otra época y pupilas incandescentes. En la suela desgastada de sus zapatos se intuyen mil y un…

El embrujo de la soledad

Sam Bartram no temía la soledad, aunque nunca le faltó al respeto. Con siete años ya bajaba a la mina y en su tierna espalda se dibujaron los arañazos propios de la aspereza del subsuelo. Cuando se sumergía un centenar de metros, o quizá más, su imaginación lo transportaba a las entrañas de una enorme…

Teruel 2023

Han madrugado las nevadas y la bufanda es permeable al viento traicionero del Moncayo que acuchilla el rostro. El alboroto de hojas robadas a los árboles anticipa el cotillón de la inminente Nochevieja. Llaman a la puerta de la remozada sucursal de Bankia. Como un resorte sale a abrir una joven con ademanes de Frida Kahlo…

El tercer caballero

Y así es como nuestros tres caballeros andantes se pusieron en camino. No sin cierto temor pero con decisión y coraje. Las gentes que los miraban al partir nada extraño percibían, pues solo veían las viejas capas, arrugadas y gastadas por el paso del tiempo a causa del viento frío y la lluvia. Hacía más de…

Cloacas

Fue toparte con aquel hombre y volar la mente hacia la aurora del siglo XVII. La viveza de sus pupilas parecía trasparentar la convulsión de la atmósfera castellana del tercer Felipe. Cabal, lenguaraz y a la vez purista como un sermón de cuaresma. Asiduo en la empuñadura de la cazoleta, en ajustes con celestinas y…

Fe de erratas

Sábado de tiempo cambiante, como acostumbra marzo. Sol, lluvia, viento y vuelta a empezar. Una humeante cazuela de sopa aguarda en la cocina de la que fue mi casa. De letras, para el trago amable de mis sobrinos. Antes de sentarnos a la mesa, ojeo el periódico que mi padre adquiere con la habitualidad de…

La reina de marfil

La tez morena de las hordas envalentonadas sobresalía en la planicie cuadriforme. Competían con una fiereza descomunal, como si llevaran las vísceras en la boca. -¡Ni uno vivo!, se escuchó a modo de algarada tras horas de eléctrico desmayo. La caballería apenas ya levantaba las pezuñas bañadas en sangre de un suelo que parecía hielo.…

Merry Christmas

"¡Ay, pero qué agarrado era aquel Scrooge! ¡Viejo pecador avariento que extorsionaba, tergiversaba, usurpaba, rebanaba, apresaba! Duro y agudo como un pedernal al que ningún eslabón logró jamás sacar una chispa de generosidad; era secreto, reprimido y solitario como una ostra. La frialdad que tenía dentro había congelado sus viejas facciones y afilaba su nariz…