Fe de erratas

Sábado de tiempo cambiante, como acostumbra marzo. Sol, lluvia, viento y vuelta a empezar. Una humeante cazuela de sopa aguarda en la cocina de la que fue mi casa. De letras, para el trago amable de mis sobrinos. Antes de sentarnos a la mesa, ojeo el periódico que mi padre adquiere con la habitualidad de…